Backgammon Orden de las apuestas

El backgammon se juega con una apuesta inicial en cada partida. Durante la partida, un jugador que cree tener suficie

Backgammon:

Orden de las apuestas

El backgammon se juega con una apuesta inicial en cada partida. Durante la partida, un jugador que cree tener suficiente ventaja, puede proponer doblar esta apuesta. Puede hacer esta operación sólo al inicio de su turno y antes de tirar los dados.

Un jugador al que le ofrecen doblar la apuesta puede rechazarlo, en cuyo caso concede la partida al adversario y pierde el punto. O puede aceptar y jugar por la apuesta doble. Un jugador que acepta doblar se vuelve propietario del cubo y sólo él podrá eventualmente proponer doblar nuevamente.

La próxima apuesta que se doble, hecha en la misma partida, se llama redoble. Si un jugador rechaza un redoble concede al adversario los puntos que estaban en juego antes del redoble. Si por el contrario acepta, se vuelve el nuevo propietario del cubo y la partida continúa con una apuesta redoblada respecto a la anterior. No existe un límite para el número de redobles en una partida.

Si al lanzar los dados al inicio (para decidir quién realiza el primer movimiento) se obtienen números iguales, la apuesta inicial comienza redoblada. Normalmente los jugadores concuerdan sobre el número máximo de redobles automáticos por partida. Si a un jugador se le propone un redoble, puede proponer inmediatamente un nuevo redoble (beaver) pasando a adueñarse del cubo. En este punto, el jugador que redobló en primer lugar debe elegir aceptar o no, siguiendo las reglas backgammon standard del redoble.

El gammon y backgammon no valen hasta que uno de los dos jugadores redobla (aquí se paga sólo una vez la apuesta). Esta regla hace mucho más veloz el juego ya que elimina la situación en la que un jugador no redobla la apuesta porque está tratando de vencer un gammon.

Se acepta redoblar cada vez que es el turno del jugador que redobla y no ha tirado aún los dados. E incluso también el turno en el que no tiramos los dados ya que hay fichas en la barra y el adversario tiene la casa cerrada.

No hay límite para redoblar. La única restricción es que un jugador no puede redoblar dos veces consecutivas. Una vez realizado el redoble, el cubo pasa a manos del jugador que eventualmente lo ha aceptado.

Si un jugador tiene una cierta ventaja en el juego, puede redoblar al adversario. Si éste acepta, el cubo ahora vale 2. Esto es un redoble ordinario. Existe una regla facultativa que dice que si cree que le conviene la apuesta, puede redoblar a 4 inmediatamente sin renunciar a la posesión del cubo. Esta acción se llama “beaver”

Algunas personas juegan con una regla más que consiente que el jugador que inicialmente realizó el redoble pueda volver a doblar hasta llevar a 8 al cubo. Y esto se llama “raccoon”. Otra posibilidad es el re-redoble: cuando el segundo jugador lleva el cubo a 16. Esto se llama “otter”. Durante todos los redobles, el cubo no cambia de dueño. Solamente el redoble ordinario transfiere esta posesión. Todos los redobles deben ser inmediatos y hechos antes de lanzar los dados por turno sucesivo.
Existen muchos bonos de casino o casino bonus los cuales no son dificiles de conseguir, solo es cuestión de estar al tanto de ellos en las distintas páginas web de casino online.